Okwui Enwezor, Curador Fundamental de Arte Contemporáneo, Ha Muerto en 55

Enwezor en la inauguración de Documenta 11, que curó en Kassel, Alemania, en 2002.

JOERG SARBACH / AP / REX/

El curador Okwui Enwezor, cuyas exposiciones incisivas, de pensamiento libre y ambiciosas fueron esenciales para empujar al mundo del arte a adoptar una visión global del arte contemporáneo y la historia del arte, ha fallecido a la edad de 55 años. Había estado luchando contra el cáncer durante años. Entre los primeros en compartir noticias de su fallecimiento se encuentra la Bienal de Venecia, cuya 56a edición curó en 2015.

Enwezor fue el primer curador nacido en África en organizar la Bienal, una muestra que comenzó en 1895, y el primer no europeo en supervisar Documenta, la exposición cada cinco años en Kassel, Alemania, que organizó en 2002. Esta última muestra, Documenta XI, definió su sensibilidad curatorial: aventurera, descaradamente intelectual y con la intención de repensar el funcionamiento de las instituciones.

En el período previo a la apertura de Documenta en junio de 2002, Enwezor presentó lo que denominó plataformas—conferencias, seminarios y otros proyectos—en Berlín, Viena, Nueva Delhi, Santa Lucía y Lagos, Nigeria. A diferencia de ediciones anteriores de Documenta, la exposición de Enwezor no estuvo dominada por artistas de Europa y Estados Unidos, e incluyó un cociente significativo de artistas africanos, asiáticos y sudamericanos.

Hablando de su carrera con Melissa Chiu en la Asia Society de Nueva York en 2014, dijo: «Cuando empecé, siempre tuve lo que pensé que era una agenda de cambio.»Trabajó incansablemente a lo largo de más de 30 años para cumplir esa misión, dando forma indeleble a la forma en que se presenta y enseña el arte.

» Fue uno de los líderes de, digamos, el mundo curatorial libre, una de las personas que creía en la inteligencia y la investigación académica y la pasión y el poder del curatorial», dijo Carolyn Christov—Bakargiev, directora del Castello di Rivoli en Turín, Italia, y curadora de Documenta 13 en 2012, por teléfono esta mañana.

El curador Cuauhtémoc Medina dijo en Twitter que Enwezor «era una fuerza importante de la cultura contemporánea. Su logro como curador de algunas de las exposiciones globales más importantes de la última década marcó el surgimiento del Sur como un movimiento cultural global.»

Enwezor nació en Calabar, Nigeria, en 1963, y creció en Enugu. Se mudó a Nueva York a principios de la década de 1980, y obtuvo su licenciatura en ciencias políticas de lo que ahora es la Universidad de la Ciudad de Nueva Jersey. Escribió e interpretó poesía, y como muchos en ese campo, pronto encontró su camino en la crítica de arte. A principios de la década de 1990, comenzó a comisariar exposiciones, y en 1994, mientras residía en Brooklyn, cofundó Nka: Journal of Contemporary African Art.

Preguntado sobre ese nombre en una entrevista con el Vitra Design Museum, Enwezor dijo que estaba » buscando un término que proyectara un horizonte estético, pero que también constituyera un foro de resistencia ideológica. Explicó que Nka, » en Igbo, el idioma con el que crecí en el este de Nigeria, significa crear, hacer, inventar. También significa arte. Luego, en Basaa, una lengua en Camerún, Nka significa discurso. La gente a menudo me pregunta, ‘ ¿Cuándo fue la primera vez que fuiste a un museo?»¡Como si un museo fuera el único espacio donde uno se encuentra con el arte! Llamar a la revista Nka era una forma de desarmar esta noción en particular.»

En 1996, Enwezor organizó «In / Sight: African Photographers, 1940 to the Present» en la ubicación del Museo Guggenheim en la sección SoHo de Manhattan. El espectáculo contó con 30 artistas, entre ellos Seydou Keïta, de Malí, y Samuel Fosso, de Nigeria, ambos canonizados. Max Kozloff, escribiendo en Artforum, dijo que el programa «abrió el camino aquí, ofreciendo prácticamente todos sus temas un debut en Estados Unidos», y Holland Cotter, en el New York Times, lo calificó como una «parada obligatoria».»

Poco después, curó la 2a Bienal de Johannesburgo, que se inauguró en 1997. Fue una de una serie de exposiciones internacionales que supervisó durante las próximas dos décadas; también organizó la Bienal de Gwangju de 2008 en Corea del Sur y la Trienal de 2012 en el Palais de Tokyo en París.

En 2005 Enwezor fue nombrado decano de asuntos académicos en el Instituto de Arte de San Francisco, donde permanecería hasta 2009. Y como curador adjunto en el Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, organizó exposiciones innovadoras como » Juicio rápido: Nuevas posiciones en la Fotografía Africana Contemporánea «en 2006 y» Ascenso y Caída del Apartheid: Fotografía y la Burocracia de la Vida Cotidiana » en 2012. «El papel de la fotografía en la lucha contra el apartheid es mucho más grande de lo que realmente podemos imaginar», dijo Enwezor, hablando de la última exposición en ARTnews. «Se convirtió en una de las herramientas ideológicas, instrumentales y más persuasivas.»

En 2011, Enwezor se convirtió en director de la Haus der Kunst, la extensa kunsthalle de Múnich, Alemania, que bajo su supervisión acogió exposiciones individuales de obras de Stan Douglas, Georg Baselitz, Ellen Gallagher, James Casebere, Lynette Yiadom-Boakye, Hanne Darboven, Frank Bowling, Matthew Barney y muchos más, así como, en 2016, «Postwar: Art Between the Pacific and the Atlantic, 1945-1965,» un estudio sin precedentes de la historia del modernismo de posguerra en todo el mundo que incluyó unas 350 piezas de más de 200 artistas.

Su permanencia en la Haus der Kunst terminó abruptamente. A mediados de 2018, el estado bávaro anunció que dejaría la institución tres años antes de que terminara su contrato debido a problemas de salud. Se emitieron denuncias en la prensa sobre déficits presupuestarios, que negó categóricamente.

«Es un insulto, sí», dijo Enwezor sobre la declaración que revelaba su partida. «Estoy casi perplejo. Los logros y éxitos de siete años se esconden bajo la alfombra. He trabajado con pasión para elevar el perfil de este museo, especialmente a nivel internacional. Hemos logrado mucho, no solo las exposiciones, performances, conciertos, debates, no solo lo visible, sino también la investigación científica, las becas que hemos otorgado.»

Enwezor, incluso enfermo, siguió siendo un confidente cercano para artistas y curadores de muchas generaciones, y una presencia confiable en sus exposiciones. Para la Bienal de Venecia de este año, que se inaugura en mayo, había sido asesor estratégico para el primer pabellón nacional de Ghana.

En un perfil de 2014 en el Wall Street Journal, Enwezor dijo de su carrera: «No había nadie que entre comillas abriera las puertas. Las puertas estaban resueltamente cerradas. Estoy tan sorprendido como cualquier otra persona sobre dónde estoy.»

Enwezor abrió puertas, influyendo en muchos museos eurocéntricos para que hicieran grandes avances en la recopilación y destacaran a artistas modernos que provenían de regiones históricamente infrarrepresentadas. Señalando «una nueva generación de curadores y profesionales de museos con diferentes campos de conocimiento» que estaba alcanzando la mayoría de edad, en una entrevista de 2017, Enwezor dijo: «Espero que estas personas brinden a las instituciones la oportunidad de pensar en cómo complicar la narrativa de las sociedades con afiliaciones coloniales, que necesariamente son sociedades mixtas. Si tenemos una mente abierta, el arte occidental no tiene que ser visto en oposición al arte de otros lugares, sino que puede ser visto en un diálogo que ayuda a proteger las diferencias y decisiones que presentan el material, las circunstancias y las condiciones de producción en las que los artistas moldean su visión de lo que podría ser la iluminación.»

«Veo que mi papel no es simplemente ser un curador y hacer exposiciones, quiero ser un facilitador para mis curadores», dijo en su entrevista de 2014 con Chiu, hablando de su posición como director de Haus der Kunst. «Quiero serlo . . . el corista para sus actos solistas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.